El misterio de la esperanza

La esperanza es un misterio porque ¿Cómo es posible que haya algunas personas alegres, esperanzas, felices y otras, en cambio, tristes, sin esperanzas y agobiados? Si existiera algún truco para conseguir la esperanza lo normal es que todos tuviéramos acceso a ese privilegio. Sin embargo, no todos somos iguales. No todos tenemos esperanza, no todos confiamos de igual modo, sino que hay distintas maneras de vivir esa esperanza.

fe y vida esperanza.jpeg

El hombre en busca de sentido, es un libro muy recomendable de Victor Frank, quien cuenta su vivencia en un campo de concentración durante la barbarie y opresión al pueblo judío. El concluía en que quienes mantenían la esperanza sobrevivían, los que no, se dejaban morir en sus propias camas a base de no comer y dejarse ir, entregando la vida. Los que tenían fuera algún familiar, alguna profesión que les esperaba, algo que les motivara a salir con vida de aquel horrible lugar, eran los que sobrevivían. Esa es la esperanza, claramente misteriosa, puesto que si que todos los prisioneros estaban en un mismo lugar sufriendo los mismos padecimientos, ¿cómo era posible que unos sí y otros no?

Precisamente de esperanza nos habla el evangelio del hoy: Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, os guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga, y os anunciará lo que ha de venir. Él me dará gloria, porque recibirá de lo mío y os lo anunciará a vosotros. No lo conocemos todo ya, sino que hemos de esperar a ver qué sucede. Hemos de tener esperanza y confiar. Hay algo de misterio en la fe y en la creencia. Nunca en esta vida vamos a poder saberlo todo, sino que algo se reserva para después, cuando lejos de este mundo encontremos la sabiduría y la verdad plena al encontrarnos con Él.

No lo sabemos todo de nuestro mundo, hay cientos de misterios por desvelar que no conoceremos con certeza hasta el final. Mantengamos la firme esperanza de llegar a conocerlo en algún momento. Por ahora nos conformamos con verdades parciales, que nos permiten vislumbrar la verdad.

Anuncios

Vencer el miedo

No cabe duda que si hay algo que nos paraliza es el miedo. Esa sensación tiene su origen en la autoprotección. Es decir, cuando nos sentimos amenazados por cualquier circunstancia, el temor se apodera de nosotros para salvaguardar nuestra vida. El miedo nos impide a veces avanzar, nos pone piedras en el camino, nos dificulta la consecución de los trabajos.  

fe y vida vencer el miedo Leer Más…

Testificar

Hablamos mucho cada día. Contamos cosas que escuchamos en la radio, televisión o medios sociales. Comentamos y damos por cierto lo que dice en un canal de YouTube o un “influencer”, siendo testigos de lo que nos dicen o cuentan. Creemos como ciertas aquellas cosas que oímos en cualquier lugar. Desde un chisme que nos dice un amigo o vecino, hasta las noticias de un noticiario.

fe y vida testificar Leer Más…

Vivir la interioridad

A veces caminamos demasiado deprisa. No descansamos, corremos, no llegamos, somos impuntuales, no podemos abarcarlo todo, aunque quisiéramos. La vida parece, a veces, una carrera de obstáculos, cada vez más difíciles. Con este panorama es necesario parar, detenernos y mirar a nuestro interior.

fe y vida interioridad Leer Más…

Te conocerán por lo que haces

Vivimos en sociedad y eso hace que, en ocasiones, tengamos que fingir, hacer cosas aunque no nos convenzan del todo, decir alguna mentirijilla…, bien por nuestra propia seguridad o por la de otras a quien queremos. Lo que puede ser que no tengamos tan claro es que, precisamente, por esas cosas que hacemos nos van a conocer, por lo que hacemos y cómo lo hacemos.

te conocerán por lo que haces Leer Más…

A %d blogueros les gusta esto: