No parar hasta lograrlo

En estos días escuché nuevamente el cuento de la rana sorda ¿Lo conocen? Cuenta la historia de tres ranas que cayeron en un hueco profundo. Algunas compañeras se acercaron a ver lo ocurrido y le sugirieron que esperaran porque empezaba a llover, y cuando el hueco se llenara de agua, saldrían sin problema. Una de las tres ranas caídas intentó salir de un salto, pero quedó lejos. La segunda lo intentó y llegó un poco más. La tercera saltó pero tampoco lo logró. La única diferencia es que las dos primeras se pararon, mientras que la tercera siguió saltando sin detenerse. Las compañeras que estaban fuera, le gritaban para que no siguiera saltando, pues se agotaría. Gritaban y gritaban para que se parara. Sin embargo, ella cada vez daba un salto mayor, hasta que, sorprendentemente, consiguió salir fuera. Todas quedaron asombradas. Una vez fuera del agujero, le preguntaron ¿por qué no se había parado? Y ella respondió que creía que la estaban animando, porque era sorda y no les escuchaba.

Leer Más…

Anuncios

Ser agradecidos

Cuentan que un directivo de una empresa, trabajó mucho para llegar a conseguir formar parte de la Junta Directiva. Horas de trabajo que no le pesaban porque tenía claro su objetivo: llegar a lo más alto. Cuando consiguió el ansiado ascenso, se acomodó en él. Ahora desde su poltrona apenas saludaba a sus antiguos compañeros. Es más, los maltrataba desde su puesto de responsabilidad. Así se ganó el odio y enemistad de muchos. No daba las gracias a nadie, porque consideraba que aquello era el premio por tanto trabajo y esfuerzo. Sucedió que vinieron malos tiempos, una crisis. Y la gran empresa se deshizo de algunos sus directivos despidiéndolos o devolviéndolos a su puesto anterior. Entre ellos nuestro protagonista.

fe y vida agradecidos Leer Más…

Cuestión de fe

Hay quien dice “piensa mal y acertarás”. No es para menos, quizá nos hemos acostumbrado a que para casi todo, tenemos que firmar un contrato. Parece que somos desconfiados por naturaleza, cuando no debería ser así.  Desconfiar es lo contrario a tener fe y sin fe, sin confianza no se puede vivir. Somos personas de confianza, siempre lo explico cuando tengo ocasión. Nadie va al médico y le pide su titulación, tampoco reclamamos al policía el certificado de su plaza como funcionario, ni al profesor le pedimos datos sobre su formación académica. Simplemente, confiamos.

cuestion de confianza Leer Más…

Injusticias

La vida no es justa, dicen algunos. Siempre lo he pasado mal, nunca he tenido la suerte de tener lo que deseo. Probablemente no exista justicia porque todos no tenemos la misma idea de lo que significa. Puede que para unos las justicia sea tener todo aquello que se le antoja. Para otros, en cambio, reclaman justicia para poder tener algo que echarse a la boca. ¿Cuál es la justicia válida, la de quien pide comida o la del que pide tener el último móvil porque se lo merece? ¡Vaya dilema!

injusticias fe y vida Leer Más…

Lo que ponemos primero…

Hay quien dice que, quien es buena persona, lo es siempre. Así, también quien es falso o actúa con mala fe, también se le nota enseguida. Otras personas, cuando llegan a un puesto de responsabilidad, parece que se les cambia la vida. Ya no son como antes, pierden la sencillez y se comportan de manera diferente. Seguramente, nunca fueron buenas personas. Porque la bondad y la sencillez de verdad, no cambia nunca en la persona.

Leer Más…

A %d blogueros les gusta esto: