Vencer el miedo

No cabe duda que si hay algo que nos paraliza es el miedo. Esa sensación tiene su origen en la autoprotección. Es decir, cuando nos sentimos amenazados por cualquier circunstancia, el temor se apodera de nosotros para salvaguardar nuestra vida. El miedo nos impide a veces avanzar, nos pone piedras en el camino, nos dificulta la consecución de los trabajos.  

fe y vida vencer el miedo

Hay quienes dicen que hay que vencer el miedo y no creo que sea una afirmación acertada. El miedo no hay que vencerlo, sino que debiéramos quererlo como un amigo. Es decir, yo reconozco, por ejemplo, que tengo miedo a transitar por un sendero peligroso, porque está alto, la protección no es adecuada, etc., y mi amigo el miedo me pone alerta para que extreme las precauciones y no ponga en riesgo mi vida. Lo mismo si veo un callejón oscuro o un camino peligroso, el miedo me alerta para que busque una alternativa y no me exponga innecesariamente. 

Una forma de vencer el miedo es la certeza. Pongamos por ejemplo el callejón o el camino peligroso. En ambos casos les tengo miedo porque otras personas me han dicho que es así. Sin embargo, voy a comprobarlo y resulta que el camino peligroso ya no lo es tanto, porque han hecho obras y es muy seguro. Y en el caso del callejón ahora está bien iluminado. Al comprobar que no hay dificultad, el miedo desaparece, transito por ellos sin problemas. 

Ese mismo miedo era el que tenían los amigos de Jesús cuando se encontraban en Pentecostés encerrados por miedo a los judíos. Habían visto lo que le ocurrió a Jesús y no querían que a ellos les pasara lo mismo. Por eso se escondían en aquel momento y en los siglos posteriores cuando se desataron grandes persecuciones hacia la nueva religión. 

Tal como dije antes, lo contrario del miedo es la certeza. Estaban en el día primero de la semana los amigos de Jesús reunidos. En medio de ellos se presentó Jesús y les dio el Espíritu Santo, según nos cuenta Juan. El miedo, a partir de entones se transforma en certeza, en creer en Jesús en felicidad y alegría por saber que tienen una misión por delante: Reciban el Espíritu Santo. A quienes perdonéis los pecados, les quedan perdonados; a quienes se los retengan, les quedan retenidos. Es posible, por tanto vencer el miedo con la certeza de seguir a Jesús, de saber que Jesús continua con nosotros y nos lo recuerda este domingo.

Anuncios

Etiquetas: , , , ,

About Jesús Marrero

Aprendiz y profesor n secundaria. Apasionado de la comunicación. Aprendiz de escritor pragmático. Intento ser #SiemprePositivo💪☝️ y feliz y... por supuesto compartirlo con todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: