Lo que ponemos primero…

Hay quien dice que, quien es buena persona, lo es siempre. Así, también quien es falso o actúa con mala fe, también se le nota enseguida. Otras personas, cuando llegan a un puesto de responsabilidad, parece que se les cambia la vida. Ya no son como antes, pierden la sencillez y se comportan de manera diferente. Seguramente, nunca fueron buenas personas. Porque la bondad y la sencillez de verdad, no cambia nunca en la persona.

Encontramos, en otro lado a quien se aprovechan de su condición. Si trabajan en un determinado sector o empresa, tratan de conseguir para sí y para los suyos, algún tipo de mejora. También alguien que sabe que va a ser despedido y trata de resarcirse de esa situación que va sufrir. Por eso a veces tratando de hacer justicia para nosotros, cometemos errores o injusticias hacia los demás.

No se puede ser auténtico y falso al mismo tiempo. No se puede estar en dos lugares a la vez, no podemos engañar y decir la verdad al mismo tiempo. No se puede amar a Dios y al dinero. Porque como se nos dice hoy, aborrecerá a uno y amará al otro; o bien se entregará a uno y despreciará al otro. Además, el dinero hoy no se presenta sólo en número de ceros en nuestra cuenta bancaria, sino en forma de posesiones. Queremos tener cosas, el mejor coche, una gran casa, la última tecnología, el último móvil. No se puede querer a lo material y a lo espiritual al mismo tiempo y con la misma intensidad.

El problema de las cosas materiales, que son siempre útiles, es el valor que le damos. La última tecnología puede ser importante, si realmente la necesitamos y nos ayuda a comunicarnos, a trabajar a mejorar nuestro rendimiento. Pero esa misma tecnología, puede resultar negativa, cuando la convertimos en el fin y no en un medio. La clave está en dedicar tiempo para nosotros, para Dios, para la espiritualidad. Dependiendo de lo que tengamos más presente, dependiendo de lo que valoremos como más importante, así será nuestra vida. No es posible amar las dos cosas en la misma medida. Siempre hay unas prioridades, probablemente inconscientes, pero las hay. ¿Cuál es tu prioridad? ¿La bondad? ¿La espiritualidad?

Etiquetas: , , , , , , ,

About Jesús Marrero

Aprendiz y profesor n secundaria. Apasionado de la comunicación. Aprendiz de escritor pragmático. Intento ser #SiemprePositivo💪☝️ y feliz y... por supuesto compartirlo con todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: