Cuestión de fe

Hay quien dice “piensa mal y acertarás”. No es para menos, quizá nos hemos acostumbrado a que para casi todo, tenemos que firmar un contrato. Parece que somos desconfiados por naturaleza, cuando no debería ser así.  Desconfiar es lo contrario a tener fe y sin fe, sin confianza no se puede vivir. Somos personas de confianza, siempre lo explico cuando tengo ocasión. Nadie va al médico y le pide su titulación, tampoco reclamamos al policía el certificado de su plaza como funcionario, ni al profesor le pedimos datos sobre su formación académica. Simplemente, confiamos.

cuestion de confianza

Sin embargo, en el otro lado se sitúa la desconfianza. El piensa mal, del que hablaba antes, los engaños frecuentes, el cambiar de opinión con frecuencia, hace que nos volvamos algo menos humanos, algo más desconfiados. Me encanta la gente de antes, nuestros abuelos, que hacían un trato con un apretón de manos. Me encanta las personas que ya nos conocen y se fían, realizando un trabajo, sabiendo que se les pagará y no piden una señal ni anticipo. Me encanta la confianza auténtica que nos hacía mejores personas.

Jesús hoy, precisamente nos habla de fe. Sus amigos le pidieron que les aumentara la fe y el les dijo esa famosa frase: “Si tuvierais fe como un grano de mostaza, habríais dicho a este sicómoro: ‘Arráncate y plántate en el mar’, y os habría obedecido”. Es que tampoco había fe ni confianza en tiempos de Jesús? No. Mas bien creo que la fe es algo a trabajar de manera continua. Hay quien pierde la fe por distintas circunstancias de la vida. Hay quien, por desgracia, aprende a ser desconfiado, porque le educan así. Sin embargo, el buen cristiano debe trabajar toda la vida para mantener y aumentar la fe.

Vivir desconfiadamente es un “sinvivir”. No es posible, no debiéramos perder la fe nunca, porque la fe invita a la esperanza. ¿Se imaginan vivir sin esperanza ni fe en nosotros, en nuestro mundo y sociedad? Sería terrible. No podríamos hablar con los demás, andaríamos pidiendo papeles para todo, tendríamos necesidad siempre de buscar notarios, jueces, contratos que regularan la relación entre las personas. Apostemos por la fe, pidamos a Jesús, como sus amigos que nos aumente la fe. No debemos conformarnos con la fe que tenemos, porque el conformismo nos hace cómodos y la fe, insisto, es algo a trabajar y seguir pidiendo siempre.

Etiquetas: , , , , ,

About Jesús Marrero

Aprendiz y profesor n secundaria. Apasionado de la comunicación. Aprendiz de escritor pragmático. Intento ser #SiemprePositivo💪☝️ y feliz y... por supuesto compartirlo con todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: